viernes, 22 de enero de 2010

Sobre el Servicio Militar Obligatorio

VIII Brigada Aérea Mariano Moreno, año 1984, Escuadrón de Tropas. Así se veían los Soldados Conscriptos de la FAA. Para los Oficiales y Suboficiales, pasar por Tropa era sinónimo de juntar días de arresto y semanas enteras sin salir. Primero a la izq., el Cabo Jorge León, quién fué cómo una especie de padre y guía para mí en esos primeros años, a su lado, el novato Cabo Walter Bentancor, forjando su carácter y espíritu. El Oficial es el Teniente Heredia, fallecido en un trágico accidente motociclístico, y los otros dos Suboficiales, eran de los llamados Troperos, yá que ellos sí poseían la especialidad Seguridad y Defensa.

Mis años de servicio en la FAA (27), me han permitido conocer los dos sistemas relacionados con el reclutamiento de tropas: el llamado Servicio Militar Obligatorio y el de Soldados Voluntario. Ésta mañana escuchaba un reportaje a un Diputado Nacional que está embarcado en promocionar la vuelta del SMO, con una duración de seis meses, tres de instrucción militar y tres de aprender un oficio para servir a la sociedad...por cierto que está teniendo muy buena aceptación entre la población (¡!¿?). La excusa está dada por la cantidad de jóvenes en estado de vagancia y desidia que hay, además de la dichosa inseguridad. Mi opinión personal al respecto, repito, personal, está basada en haber convivido y convivo actualmente, con los dos sistemas. A mi egreso, producido en diciembre de 1983, fuí destinado a la VIII Brigada Aérea Mariano Moreno, asiento del Grupo 8 de Caza. En esos años, los Cabos y Alferéces de egreso, iban destinados a los Escuadrones de Tropa, salvo algunas especialidades muy puntuales. Esto obedecía a forjar el liderazgo y el carácter militar, aclaro que había Cabos de la Especialidad Seguridad y Defensa, llamados en el ambiente Topos o Troperos, que supuestamente yá venían preparados de la Escuela de Suboficiales para lidiar con los Soldados, que muchas veces, superaban en edad a sus superiores. Yó no fuí la excepción, y fuí a parar a Tropa. Reconozco que adolezco del llamado carácter militar (cara de malo, gritar, frío sin sentimientos, etc), sin embargo, me las arreglé para sobrevivir, pero vamos a lo importante, qué me quedó de el SMO?.

Para muchos de los jóvenes incorporados, el SMO era cómo un quiebre en sus vidas, terminaban el secundario y a la Colimba (Corre, limpia, barre), los Padres lloraban, acudían a militares amigos a los fines de ver cómo podían salvar al nene de ese calvario, o el llamado Anexo Cielo, que era un simple formulario para evitar que el ciudadano vaya al Ejército o a la Marina, y le toque la Aeronáutica, considerada cómo la más blanda o civil de la tres.

Incorporar una clase civil al SMO necesitaba de contar con un presupuesto acorde: Indumentaria (todos los uniformes); alimentación; alojamiento; en fin, en su momento, yó pensaba en cuánto dinero se podía ahorrar y volcarlo a la faz operativa de las FFAA, en vez de tener a miles de ciudadanos presos de un sistema en dónde no se sentían a gusto, además de la experiencia que había dejado el Bautismo de Fuego real de éste sistema en Malvinas, en dónde todos sabemos cómo se comportáron los Soldados Conscriptos: muchos fueron héroes, incluso batallaron mejor que sus Jefes, pero para la sociedad argentina eran los chicos pobres muertos de hambre, que los llevaron a la guerra sin ninguna preparación y que sufrieron las torturas y humillaciones de Oficiales y Suboficiales, pero el enemigo, los super profesionales Británicos, reconocierón el valor de éstos chicos.
Seguramente era para muchos, el SMO una pérdida de tiempo, en dónde había que tener un acomodo para pasarla bién; ser chófer de algún Jefe, hacerle los mandados o las comisiones más insólitas para obtener permisos especiales para salir, etc.,etc., creo que no hace falta enumerar éstas cosas.

Cómo positivo, y siempre desde mi punto de vista, muchos jóvenes de orígen humilde, sobre todo los del interior, gracias al SMO pudierón entre otras cosas terminar sus estudios primarios dentro de los cuarteles, tomar la sagrada comunión, incluso el bautismo....algún oficio y sobre todo, el amor a la familia. Ni hablar de los muchos que conocieron calzados por primera vez, a usar los utencillos de comida, el aseo personal, y entablaron relaciones amistosas que perdurarón por siempre.

Vino el famoso y triste caso Carrasco y se decidió sepultar al SMO y darle la bienvenida al Servicio Militar Voluntario, decisión más que acertada y que ponía a las FFAA argentinas a la par de las grandes potencias (con las diferencias del caso, por supuesto). Aquí tengo que ser objetivo en base a lo que vivo diariamente con éste sistema. A favor:
  • El S.V. cuénta con un sueldo ni muy bueno ni muy malo (alrededor de $ 2200), depende de su situación personal, muchos son casados y con hijos, lo que eleva ésta cantidad, en varios casos su sueldo supera al del personal de cuadros (Oficiales y Suboficiales).

  • Cumple horario bastante holgado que le permite tiempo para estudiar o trabajar en otros lados.

  • Tiene todos los beneficios del personal de Oficiales y Suboficiales. Ésto es Obra Social, acceso a créditos, acceso a vivienda, etc.

  • Posibilidad de elegir el destino cerca de su lugar de orígen.

  • El cambio del Código de Justicia Militar derogó viejas leyes, sobre todo en lo que refiere al trato personal y a la incorporación.

  • Posibilidad de seguir la carrera de Suboficial.

Cómo punto negativo, y siempre desde mi humilde punto de vista:



  • Gran porcentaje de los incorporados son hijos o familiares de personal militar (no es lo mismo darle una orden a un S.V. cualquiera que a un hijo de un Brigadier, no sé si se me entiende....ojo, muchos se comportan como señores, otros no tanto) Aquí viene a mi memoria un evento muy comentado en mí familia: Corrían los últimos años de la década del 50. Mi abuelo, Suboficial, se desempeñaba cómo ayudante de un Sr. Brigadier. Al pasar por la guardia, mi tío, o sea el hijo, que se encontraba cumpliendo funciones cómo Soldado Conscripto en ese puesto, lo vé a mi abuelo y nada marcialmente le dice: Chau papá!, el Suboficial (mi abuelo) que iba junto al Brigadier, se dá vuelta y le propina una reprimenda, sancionándolo con 15 días de arresto en calabozo, por no haberlo saludado cómo corresponde. Mi tío se comío los 15 días adentro del calabozo, pero mi abuelo casi no entra a la casa, pués mi abuela estaba bastante enojada por lo que había pasado con su nene.

Bueno, estimado amigo léctor, cómo habrá notado la Sociedad Argentina se encargó de denostar hasta el hartazgo contra el malvado SMO, y ahora, esa misma Sociedad, en un desesperado intento por ponerle fin a la angustia de la inseguridad, ruega por que vuelva. Recordemos, y ésto sin hacer apología de ningún tipo, que una de las medidas adoptadas por Adolf Hitler para sacar a Alemania del desastroso estado en que se encontraba a fines de los 30 (hiperinflación, desocupación) fué crear el llamado Servicio Social, en dónde se enlistaban los ciudadanos sin trabajo, cobraban un sueldo, usaban uniforme y se dedicaban entre otras cosas, a la construcción de autopistas, cosechar en el campo, en fin, era un veradero ejército que servía allí en dónde hacía falta mano de obra. El famoso y condecorado piloto de Stukas, Hans Rudel, sirvió en él, y cuenta en sus memorias las labores desarrolladas.


Para finalizar, yó no estoy ni a favor ni en contra, simplemente, que se le dé la utilidad correspondiente, pués hay generaciones de argentinos que no conocen la cultura del trabajo, y no precisamente porque no lo haya, Ud. me entiende.



8 comentarios:

Raúl dijo...

Walter:

Muy buena la nota. Agregaría algo que creo importante. ¿Estarían dispuestos esos padres que hoy piden la vuelta del Servicio militar obligatorio a que sus hijos, e hijas, compartan el dormitorio de tropa con los que ellos mismos llaman villeros? Porque si vuelve, vuelve para todos, ricos y pobres.

Creo que no.

En esos años la mayoría iba a escuelas públicas donde tenías muchos compañeros que hoy tildarían de villeros. Cruzarte con ellos en la colimba no era un tema especial.

Hoy que la clase media y alta manda a sus hijos a escuelas privadas, hoy que el abismo es muy grande ya que no se comparte nada, creo que lo vivirían con más horror que esas descripciones que hiciste al momento de acomodarlos en la colimba.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Me parece, querido Walter, que la solución no es un servicio militar. Creo que la solución es trabajo. Hoy tenemos dos generaciones de familias que no trabajan ni trabajaron, que fueron funcionales a los gobiernos de turno que los cooptaron como si fueran de su propiedad. Estos gobiernos populistas, con una idea perversa del concepto de estado de bienestar, solo los usaron para su propio beneficio.
Ya la cuestión no pasa solo por la inseguridad, sino por el futuro de este país. Futuro hipotecado por la interminable caterva de políticos corruptos. Alguien dirá "no todos lo son", pero si alguno lo fuera, su cabeza se notaría por sobre el resto. Sin embargo, mi vista solo distingue una línea recta.
Abrazo.
Aldo.

aguirre.j dijo...

Muy buena Walter y coincido en todo. Creéme que estaba a favor del SMO, pero con las ideas que tiraste me vuelco a tu idea del Servicio Social. Y además quedáte tranquilo Y QUE TODOS LOS INTEGRANTES DE LAS FF.AA. se queden tranquilos. Mientras esté con vida NADA NI NADIE LES VA A FALTAR EL RESPETO ADELANTE MIO. SE VAN A TENER QUE LAVAR LA BOCA CON AGUA Y JABON. Es la mejor forma de agradecer TANTO Y TAN BUENO. Un abrazo.

eldani dijo...

Esta conversación la tuvimos en el MNA hace ya algunos días , demas esta decirte que coincido plenamente con vos , pero ante todo creo que el estado tendria que tener una presencia mas fuerte en la sociedad , no con planes trabajar , que fomenten la vagancia , si no con asistentes sociales , psicologos y educadores que reactiven la cultura del trabajo , despues sí como complemento se deberia apoyar desde el sector castrense .
Saludos Walter .

luis anton dijo...

walter que alegria me das! soy el ex soldado clase 1965 luis alberto anton, despues de 26 años encuentro a alguien que compartio ese lindo año conmigo, no te guardo rencor por haberme bailado jajaja seguramente no te abre dado bola,pero seguro que nunca me voy a olvidar de esos dias que pase en la brigada, me gustaria conectarme con vos tengo algunas fotos y conservo el albun que nos dieron un abrazo LUIS A ANTON

luis anton dijo...

feliz dia a la fuerza aerea argentina!!!!!!!!

rodolfo lucero dijo...

soy ex-soldado clase 70 de la IV brig. ae. de mendoza,comparto cada uno de los comentarios,ya que en algun punto tienen razon .por una cuestion estrategica , es necesario el SMO, pero por una cuestion social,deberia ser reestructurado ,para que cumpla con el proposito de formar generaciones de ciudadanos con un minimo de principios sociales ,o eticos y patriotas,no patrioteros.y ya que este gobierno hace politica con la desmilitarizacion del pais ¿por que no toma ejemplo de otros paises donde el SOCIALISMO tiene politicas serias y RESPUESTAS para la defensa-y no justamente la carrera armamentista de nuestros vecinos-en vez de desangrar vergonzosamente a las instituciones ,que estuvieron mal conducidas ,y con errores,pero son tan necesarias,no solo en lo estrategico sino en el servicio social que prestaron y prestan?muchas gracias.

JUAN dijo...

QUIZIERA QUE ALGUN SOLDADO CLASE 51 SI TIENE EL ALBUN DE LA º1 BRIGADA AEREA EL PALOMAR COMPAÑIA DE SERVICIOS LO PUBLIQUE SOY JUAN FILOMENO REARTE SOLDADO TELEFONISTA DEL CASINO DE OFICIALES ,