jueves, 23 de julio de 2009

Un Aguilucho destructor y muy velóz

El destroyer IAe 30 Ñancú. Record de velocidad entre CBA-BAIRES

El HORNET británico, la inspiración para el Ñancú

EFEMÉRIDES AERONÁUTICAS MES DE JULIO: 1ER VUELO I.Ae.30 ÑANCÚ

El I.Ae. 30 Ñancú fue un prototipo de avión de caza y escolta y , concebido en la Fábrica Militar de Aviones (FMA) de la República Argentina por el ingeniero italiano Marqués Cesare Pallavicino, llegado a ese país en el año 1946 contratado por el General Perón.
Era un avión del tipo "destructor", cuya función sería la de caza-escolta y avión de ataque. Doctrinalmente escoltaría a los bombarderos cuatrimotores estratégicos
Avro Lincoln de los que disponía la Fuerza Aérea Argentina por ese entonces.

En
1947, la División Proyectos Especiales del Instituto Aerotécnico (I.Ae.), encargado de los diseños de la FMA, encaró el desarrollo del modelo por orden de la Secretaría de Aeronáutica del Gobierno Argentino. Cesare Pallavicino dirigió un equipo de técnicos e ingenieros aeronáuticos argentinos, los que entregaron los planos de un monoplaza bimotor monoplano, de construcción enteramente metálica.
El proyecto fue identificado con la nomenclatura I. Ae. 30, y más adelante bautizado como "Ñancú", siguiendo la costumbre dentro de la FMA de identificar los diseños de aviones de combate con un vocablo indígena. En este caso, la denominación
mapuche de una variedad de aguilucho oriundo de la Patagonia.Era muy similar al avión británico Hornet.
Dado lo completo del proyecto entregado por el equipo Pallavicino, los trabajos progresaron rápidamente, de modo que finalizando 1947 la FMA tenía un prototipo terminado al 30% y otros dos al 10%.
El 9 de julio de
1948 el primer prototipo salió de la fábrica para comenzar las pruebas de carreteo y el 18 de julio, el Ñancú realizó su primer vuelo bajo los mandos del piloto de pruebas Edmundo Osvaldo Weiss demostrando muy buenas características de vuelo. Dado el éxito de estas pruebas, se decidió la presentación del modelo en Buenos Aires ante el presidente Juan Domingo Perón junto al I.Ae. 27 Pulqui, primer jet latinoamericano.
En el vuelo de
Córdoba a Buenos Aires, el Ñancú alcanzó una velocidad horizontal de 780 km/h, logrando un nuevo récord de velocidad para aviones de pistón del país sudamericano, que no ha sido superado.
El prototipo continuó volando un tiempo más, hasta que en
1949, durante una aproximación para el aterrizaje, su piloto Carlos Fermín Bergaglio dejó entrar en pérdida la máquina sin notar que aún estaba a demasiada altura sobre la pista. Cuando intentó recuperar altura el Ñancú hizo un giro sobre su eje longitudinal y capotó, destruyéndose parcialmente aunque sin consecuencias para su ocupante. Aunque podría haber sido reparado, la falta de interés en el proyecto (ya había empezado la era del reactor) y la escasez de fondos para emprender su construcción a la par de la de otros aviones de la FMA determinó que fuera dejado de lado y desmantelado tiempo después al igual que el resto de los prototipos

1 comentario:

German R.B dijo...

estimado walter!, MUY bueno como siempre!!!...ahora, una aclaricion...correjite el pie de la segunda foto ya que dice HORTEN y deveria decir HORNET!!! ejeje...SALUDOS AMIGO!